viernes, abril 28, 2006

conclusiones compartidas

Levamos anclas un 20 de febrero, lunes, con la firme idea de que nuestra zambullida en las aguas del practicum nos llevaría a un cambio de rumbo en el mar de las aulas…
En nuestra singladura observamos; analizamos; discutimos lo relevante de esa práctica en la clase de Lengua Extranjera; compartimos nuestros problemas, preocupaciones, dudas y dificultades; reflexionamos de forma individual y, lo que es más importante, colectiva: no sólo con la profesora, sino con los alumnos, con los miembros de nuestra CCP, y con todas aquellas personas que han participado en nuestras blogs.
Nuestro timón: los interrogantes del análisis de la práctica; ellos han permitido a la embarcación virar, enfilar las olas de proa, y, en definitiva, avanzar con mayores o menores apuros. Aquellos días iniciales, como marineras desconocedoras del océano que se abría ante nuestros ojos, supusieron un primer avance temeroso aunque estábamos convencidas de lo que queríamos: encontrar un proceso de negociación con la maestra, colaboración, trabajo en equipo para lo que debían ser no unas prácticas de observación, sino de desarrollo profesional.
Pero aunque la travesía supuso un permanente estado de riesgo-sorpresa (inherente, por otro lado, a todo recorrido de este tipo), hemos podido ir haciendo frente a todo ello y llegaron los días en los que nuestras embarcaciones comenzaron a vencer las marejadas, y más tarde el viento se transformó en una agradable brisa… Tras caras de poco convencimiento, llegaron las muestras de interés para luego pasar a la participación activa y comprobar que teníamos en nuestras manos un valiosísimo instrumento: la reflexión conjunta que nos llevaría a buen puerto. Entre todos hemos participado en la construcción del conocimiento compartido y lo hemos sabido transferir a los demás.
Los que llenaban nuestras velas eran soplos de reflexión sobre la acción, dejando total vía libre a las opiniones de los alumnos por un lado, completo análisis de lo que se había estado haciendo y aprendiendo (así como de hasta qué punto había servido lo ejecutado y los cambios que se debían realizar) por otro, y desarrollo de verdaderas conversaciones -no un ejercicio de reflexión individual. Como complemento a toda esta actividad deliberativa, nos sirvió de empuje nuestro cuestionario con el que identificar las necesidades de los alumnos y evaluar en qué medida el libro de texto utilizado en el aula responde a esas necesidades. De aquí hemos obtenido innumerables pistas a tener en cuenta en un cambio del docente no sólo desde un enfoque profesional, sino también, y necesariamente, personal (difuminándose así la línea que separa ambos aspectos).
Como se nos ha hecho ver, hemos surcado mares a favor de un encuentro del alumno (y de nosotras mismas como tales) con su/nuestro proceso de aprendizaje y, al tiempo, abriendo paso a una forma colaborativa de compartirlo con los demás alumnos y su profesora; nos hemos ido introduciendo, sin apenas darnos cuenta, en las aguas de la action-research, al convertirnos en profesoras investigadoras; y nuestra participación colaborativa no ha dejado indiferentes a tutoras y tutores.
Hemos comprobado cómo de la observación y el análisis reflexivo de la práctica se alimenta la teoría (nuestra teoría, una teoría compartida y en permanente evolución) que se va transformando camaleónicamente de acuerdo con los cambios que se producen en aquélla. Es así como debemos construir nuestro conocimiento profesional los docentes y nuestro aprendizaje significativo los alumnos. Este learning by doing implica una continua reconstrucción y reevaluación de procedimientos por parte de los profesores y los alumnos como “investigadores de su propia práctica”: los profesores desarrollando su didáctica y los alumnos construyendo su conocimiento, pero ambos “viendo” por ellos mismos. Hemos podido comprobar por lo tanto, a lo largo de todo este practicum, el paralelismo existente entre la actividad de profesor y alumno (nosotras participando de ambas condiciones) como protagonistas. Hemos, en definitiva, vivido la enseñanza como “tarea artística, creativa, incierta y cargada de conflictos de valor”.
En nuestro comienzo hablábamos de lo que serían las “palabras clave” de este periodo de prácticas; hoy ya se han convertido en hechos que hemos experimentado: crecimiento, desarrollo, discusión, debate, planteamiento crítico de todo lo que se hace, implicación. Así es como hemos ido comprobando que se avanza para hacer una educación entre todos, que acabe siendo de todos y para todos; pero esta singladura continuará, porque en ningún momento debemos dejar que los golpes de mar y el salitre borren las letras que hemos pintado en nuestras popas: LIFE-LONG LEARNING.

5 Comments:

At 28/4/06 19:06, Blogger José Manuel Vez said...

El Practicum es un proceso de construcción del conocimiento profesional o es una auténtica pérdida de tiempo. Siempre he creído que el punto de partida en este singular proceso de construcción del conocimiento se centra en las expectativas y dificultades que afrontan las alumnas que se preparan para ser maestras en su proceso de aprendizaje (del que el Practicum es un componente esencial) y no en las expectativas y conocimientos de sus formadores universitarios, ni siquiera de sus tutoras a lo largo de su estancia (muy corta) en el colegio.
A veces los educadores nos olvidamos de reconocer que nadie puede ir de una acera a la otra sin cruzar la calle. ¡Nadie alcanza el otro lado partiendo del mismo! Sólo se puede llegar al otro lado partiendo del opuesto. De ahí que el nivel de nuestro ‘aprender a desaprender’ y nuestro ‘aprender a transferir’, como tantas veces hemos comentado en las clases, deba ser siempre ese otro lado. Para mí, esto significa que debo comenzar desde el lado opuesto, el vuestro como alumnas mías. Para vosotras, igual en relación a vuestro alumnos: hoy en el Practicum y mañana en vuestra clase de oficio.
Tal como expresas, Mariña, has sabido empezar a situarte en ese otro lado: Y lo has hecho desde que has levado anclas e iniciado tu singladura con todas las velas hinchadas por el viento de la confianza y la inseguridad (¡ambas funcionan muy bien cuando van unidas!) hasta que, con tu comentario compartido de hoy, arribas a puerto. Un puerto de descanso del barco no de la navegante, porque ésta ha sido una travesía costera, de mariña… Te queda el reto de adentrarte mar adentro… donde ni los cuadernos de bitácora de otros navegantes, las cartas de navegación, ni los modernos gps de hoy, nos dan todo el conocimiento que necesitamos para salvar obstáculos; en particular, aquel conocimiento que es útil para el aula porque es relevante y pertinente (como diría Schön) al haber sido desarrollado desde un reflexión en la acción y después de la acción docente. Un conocimiento al que tú ya no temes.
Para una maestra, igual que para cualquier otro tipo de docente, resulta muy importante decidir opciones. Tarde o temprano, en una tipología de centros o en otra, ¡da igual!, uno acaba por preguntarse para quién y en nombre de quién trabaja, no sólo por qué trabaja. A mayor grado de conciencia y de compromiso, como diría Freire, mayor comprensión del hecho de que el papel de educador exige correr riesgos, incluida la posibilidad de arriesgar su propio trabajo. Por eso quienes cumplen su compromiso docente de forma acrítica, simplemente para ‘hacer el trabajo por el que le pagan’ (y siempre poco), no alcanzan a captar nunca la esencia del perfume de la educación (que siempre va en frasco pequeño).
Tu comentario de hoy es un hermoso y pequeño frasco de elixir docente que destila aroma a buenas prácticas, a buen sentir educativo, a buena querencia por quienes tienen el derecho a recibir lo mejor de sus maestras.
En nombre de la CCP de esta Facultad: MUCHAS GRACIAS por regalárnoslo!

 
At 28/4/06 20:11, Anonymous mariña said...

El regalo es mutuo: sin la experiencia compartida nunca habría tenido palabras con las que llenar ninguno de estos comentarios aquí publicados... UN MILLÓN DE GRACIAS A TODOS VOSOTROS!!

 
At 15/5/06 18:02, Anonymous cecilia said...

¡Hola Mariña!

Desde este lado del mundo, seguí con cierta regularidad el derrotero de tus prácticas y me alegra ver que las cosas hayan salido bien; la foto que encabeza tus conclusiones ya lo dice todo, tanto que creo que no hace falta agregar nada. Además, ¿qué podría decirte? Tan sólo desearte lo mejor no sólo en lo profesional, sino también en lo personal.

Por último, te invito a que te des una "escapada" y veas mi blog, uno que empecé hace poco.

¡Saludos argentinos!

PD: ¿Con este post cerrás “diario de prácticas escolares”? Sería una pena :-(

 
At 15/5/06 19:13, Anonymous mariña said...

Hola Cecilia! Muchas gracias por tu comentario y por tus deseos! Lo mismo te digo! Procuraré mantener viva esta blog en la medida de lo posible, aunque no sé si sabes que tengo otra en blogia (hay un enlace a ella en la página principal); de modo que de una forma u otra andaré rondando por la red...
Con tu permiso pondré un enlace a la tuya en mi otra blog.
Un saludo!!

 
At 16/5/06 18:16, Anonymous cecilia said...

No sabía que tenías otro en blogia. (No lo había visto). En fin, para allá voy...

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home